AgroA — Avena, una alternativa que gana terreno

Esta gramínea es una oportunidad para el pastoreo y la alimentación humana. Además, por su alta relación carbono nitrógeno resulta ideal para la rotación de cultivos y como protectora del suelo.

De la mano del doble propósito, la avena gana terreno por ubicarse como una alternativa para los productores, mientras que, por su alta relación carbono nitrógeno, es ideal para la rotación de cultivos.

“Si bien la avena es un cultivo implementado principalmente para la obtención de semillas y uso forrajero, se abre una nueva oportunidad al producirlo en granos para consumo humano”, explicó Liliana Wehrhahne, especialista de la Chacra Experimental Integrada Barrow, en Tres Arroyos (sur de provincia de Buenos Aires).

La especialista aseguró que “en siembras destinadas solo para la producción de granos, con los nuevos cultivares y en ambientes favorables, es posible superar las 6 toneladas de grano por hectárea en secano, llegando a 10 toneladas con regadío”.

INTA Informa detalló que con 154 mil hectáreas, Buenos Aires tiene el 74 por ciento de la producción nacional de granos de avena.

En referencia a las numerosas ventajas del cultivo, la técnica destacó su alta relación carbono nitrógeno por lo que, en algunas regiones, resulta un cultivo interesante para la rotación de cultivos o bien como protector del suelo. Incluso, en otros países, se cultiva para la producción de biomasa con fines energéticos.

Se trata de un grano con un alto contenido de proteínas de alto valor biológico con aminoácidos esenciales y fibra, que resulta beneficioso para la alimentación tanto animal como humana. Además, posee una gran adaptabilidad a la región y es de simple manejo.

Asimismo, la técnica hizo referencia a la “gran plasticidad” del cultivo que permite sembrarlo en diferentes momentos, según el destino.

“En nuestra región, hay varios casos en los que la siembran a fines del verano, la pastorean entre dos y tres veces para, luego, dejar recuperar el cultivo y cosechar el grano. Lo que se conoce como doble propósito, para lo cual la mayoría de los cultivares argentinos están adaptados”, indicó.

Si bien la avena es un cultivo, principalmente, implementado para semillas y uso forrajero, existe una oportunidad al producirlo en granos para consumo humano.

Dime el objetivo, te diré el cultivar    

En los últimos años, mediante el plan de Mejoramiento de Avena el INTA Bordenave y la Chacra generaron nuevos cultivares, algunos de ellos de muy buena productividad  granífera y con grano de calidad industrial entre los que se destacan Bonaerense INTA Maná, Marita INTA y Carlota INTA. También los nuevos cultivares Bonaerense INTA Aikén, Bonaerense INTA Sureña y Julieta INTA.

Estos materiales tienen muy buena producción de forraje, con buena sanidad y buen rebrote. Sembrados para producir grano tienen un alto potencial de rendimiento y buena calidad.

“Para la producción de grano se busca alto rendimiento y buena calidad pero fundamentalmente alto peso hectolitrico, lo que debe ir acompañado de buena sanidad y un ciclo adaptado a la región donde se va a producir”, explicó Wehrhahne.

Y, en este sentido, indicó que “la elección del cultivar, la calidad de la semilla, la densidad y fecha de siembra, junto con una buena preparación de la cama de siembra, fertilización adecuada, control de malezas y enfermedades contribuirán al logro de buenas cosechas”.

Para la producción de grano se busca alto rendimiento y buena calidad pero fundamentalmente alto peso hectolítrico.

Avena, una opción sana y nutritiva   

Este alimento se destaca del resto por su alto contenido de fibras, antioxidantes y proteínas de alto valor biológico. Es uno de los cereales más ricos en proteínas vegetales, grasas insaturadas y vitaminas del grupo B.

La avena pertenece a la familia de las gramíneas, una de las más importantes para la alimentación humana. Sus frutos son granos secos y ricos en almidón, un hidrato de carbono complejo fuente de energía para nuestro cuerpo.

La calidad del grano de avena se determina a partir de parámetros físicos (peso hectolítrico, forma, contenido de pepita y tamaño de grano) y químicos (contenido de proteína, de aceite y de beta glucanos). La industria prefiere los granos llenos y uniformes, de alto peso hectolítrico, libre de insectos y de manchas.

El grano de avena tiene altas concentraciones de proteínas cuando se lo compara con otros cereales de invierno. En términos generales, puede decirse que el maíz tiene un 9 %, la cebada un 10 %, el arroz y el trigo un 11 % y la avena con cáscara un 12.5 %.

Fuente: Noticias AgroPecuarias

Origen: AgroA — Avena, una alternativa que gana terreno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario